Volver a la página inicial

Más de 50 años compartiendo vida
facebook twitter

Proyectos Destacados

Si quieres conocer nuestro estilo de trabajo, la mejor manera es que visites alguno de los proyectos en los que colaboramos actualmente o hemos colaborado. ¡Adelante!

"Aventura" es uno de los muchos proyectos que FUNDASEP (Fundación de Desarrollo de Azua, San Juan y Elias Piña) ha puesto en marcha en los últimos 20 años en la región sur de la República Dominicana. El "Centro Educativo Vocacional Aventura" (CEVA) es una escuela católica que pertenece a la diócesis de San Juan de la Maguana, en concreto a la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe de Sabaneta.

Desde el año 2014 está cooperando en este proyecto un matrimonio de OCASHA-CCS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inma Naharro y Pedro Cano están cooperando en el Servicio Jesuíta para Refugiados y Migrantes. Intentan colaborar en la consecución del objetivo del Proyecto: el bienestar general de la población en la zona fronteriza, promoviendo un estado de derecho y relaciones interculturales y justas entre República Dominicana y Haití.

La Comisión Pastoral de la Tierra de la Diócesis de Juazeiro (Brasil) está comprometida en apoyar a las comunidades campesinas amenazadas por la minería, para que permanezcan en sus territorios manteniendo sus valores sociales, culturales, sus actividades económicas preservando la naturaleza y viabilizando la convivencia con el entorno semi-árido.

Para este trabajo, la CPT de Juazeiro cuenta con un equipo de laicos misioneros de OCASHA-Cristianos con el Sur, integrado por José Manuel Zapata y Miguel Angel Martínez.

En uno de los países más empobrecidos del planeta, Etiopía, OCASHA-Cristianos con el Sur se hace presente a través de Carlos Córdoba, un voluntario que trabaja en Abobo, frontera con Sudán. Carlos desarrolla su labor entre la población de origen sudanés, atendiendo áreas básicas como: salud, educación, promoción de la mujer y pastoral.

A 4100 metros sobre el nivel del mar, en plena cordillera de Los Andes bolivianos, junto a La Paz y frente al majestoso Illimani (6462 metros), se encuentran José Adolfo y Juan Eugenio, colaborando en tareas pastorales y sociales de una joven parroquia en una joven ciudad (con una población aymara en alza, 700000 habitantes) llamada El Alto.

Sabaneta, situada al Sur de la República Dominicana, es una región agrícolamente fértil, con una población muy dispersa, donde existen grandes carencias en infraestructuras, comunicación y educación. OCASHA-Cristianos con el Sur se vienen haciendo presente desde 2005 colaborando en proyectos que intentan paliar estas carencias y desarrollar aspectos comunitarios.

La labor de frontera que OCASHA-Cristianos con el Sur ha desarrollado con los campesinos sin tierra de Brasil queda patente en este proyecto de Caetité. José y Pilar han trabajado con dinamismo y creatividad para que todos los pequeños agricultores/as tengan garantizados sus derechos humanos, económicos, sociales, culturales y ambientales.

Tanto por su duración (casi 10 años) como por su contenido, este ha sido uno de los “grandes proyectos ocashianos”. Antonio y Ana, convirtieron el proyecto en un verdadero hogar, que se inició para dar atención a los niños que vivían en las cárceles con sus familiares, y que después se fue ampliando dando acogida a otras situaciones de riesgo y exclusión social.

Durante 6 años varias voluntarias pasaron por este proyecto centrado principalmente en el aspecto sanitario, con apoyo y colaboraciones también en lo pastoral y lo educativo del Barrio de San José. Angola, un país lastrado por la guerra civil, tiene su fiel reflejo en la población de Cubal, integrada mayoritariamente por enfermos mutilados, huérfanos, ancianos y asilados.

El Programa ‘Paso a paso’ nace para atender a una necesidad urgente y problemática de una realidad social: la de aquellos niños que viven expuestos a una situación de riesgo permanente ante la droga, alcohol, delincuencia”. OCASHA-Cristianos con el Sur a lo largo de más de 8 fructíferos años ha apoyado con sus voluntarios este hermoso y difícil proyecto, tan crucial en una sociedad hondureña cada vez más violenta y violentada.